Eduardo Sánchez

De la Montaña Amarilla a la Laguna Estigia Sept 2013

Espacio Nuca presenta la obra pictórica de Eduardo Sánchez. Paisajes del viento, Paisajes rotos y Paisajes de agua. Bucles y notas de color de ida y vuelta entre la figuración y la idea de paisaje clásico.

DSC_0568
Eduardo Sánchez. Espacio Nuca

 

Captura de pantalla 2015-05-28 a la(s) 23.35.59
Vista imaginaria de Barcelona desde Parc Guell. ” El estilo es lo que queda cuando quitas todo lo demás “

 

“Podría decirse que, aunque suene paradójico, pintar paisajes es una forma de comportamiento, una manera de estar en el mundo, de mirarlo, sabiendo que los paisajes residen en la mirada, que están sólo en los ojos del que mira, que la naturaleza no sabe del paisaje y que cuando vamos a ella lo que solemos hacer es reconocer el paisaje que ya habíamos visto antes de conocerlo. Y lo habíamos visto en el sueño, en el pensamiento, en la imaginación, en los deseos, o nos lo habían contado o lo habíamos visto pintado por otros, es decir, que sabíamos de él mirando sin ver lo real, interpretando la naturaleza, convirtiéndola en artificio, en arte, haciéndola nuestra. Por eso, es sabido que los pintores de paisajes no pintan la naturaleza, sino lo que ven imaginariamente o sorprendiéndose cuando la ven aparecer en el lienzo, en el papel, en cualquier soporte; incluso cuando parece que la miran, en realidad, se miran: tal vez, también por eso, sigue siendo tan necesaria e inquietante y nos impele a ir siempre a ella a ver si descubrimos y reconocemos nuestros paisajes pintados, sentidos o contados. Le pasa como a las naturalezas muertas, como a los bodegones, que sólo están en la pintura y luego los reconocemos en las cocinas, en las repisas o en las mesas, o en los bolsillos, que es donde los colocaba Picasso, según su amigo Sabartés, incluso después de haberlos pintado.”

DSC_0449DSC_0446DSC_0375

 

“Hace unos años usaba de horizontes para ordenar su mirada y sus colores, pero era una necesidad propia del pintor, como para que la elocuencia del paisaje no perdiera sentido para quien observa, era como una concesión. Ahora sus paisajes están suspendidos, como sus colores, su horizonte es el cielo, pero el que no roza la tierra. Como le pasa a sus rosas, de las que también ha hecho una serie. Son rosas que no parecen nacer del suelo, sino colgar del cielo, tal vez como las de Paestum que, rojas como son y eran, Winckelmann, en el siglo XVIII, las buscaba por el color y por la magia de florecer dos veces en el mismo capullo, la primera debe surgir de la tierra, pero es seguro que la segunda baja de lo aéreo, si no, sería una rosa imposible, ni en el país de las hadas. ¿O sí?, si alguien la pinta. Pues Eduardo Sánchez las pinta, como también pinta lo que él llama paisajes rotos, es decir, los que se trae al interior, confundiendo los cielos, el que está afuera y el que es nuestro, el que está entre nosotros, en nosotros. Estos paisajes sólo son posibles si existe la noción de ventana, es decir, de límite metafórico, entre lo exterior y lo interior, entre dos cualidades de lo aéreo, la que lo entiende suspendido entre colores y la que lo hace buscándolo entre el lleno de los colores, como si lo aéreo hubiese sido interrumpido, hecho sólido, a base de color. Tal vez por eso le gusten también, y haya mirado con ellos y en sus pinturas, los paisajes pintados por Van Gogh y por el Velázquez de las Vistas de Villa. Médicis -vistas, estas últimas, que no paisajes del todo-, por intuir la presencia de la ventana. No en vano, en una de ellas, la de la serliana con la Ariadna recostada en el centro, licuada la solidez de la escultura en forma de mancha de color, se alza una sombra en forma de hombre de espaldas, tocado con sombrero de época -y que siempre he creído que se trata del mismísimo Velázquez- mirando más allá de la naturaleza, posiblemente hacia el paisaje que estaba pintando en su interior, que no viéndolo. Como Eduardo Sánchez.”

Eduardo Sánchez / Paisajes en los ojos

Delfín Rodríguez. Catedrático de historia del arte de la Universidad complutense de Madrid.

 

DSC_0325

 

Captura de pantalla 2015-05-29 a la(s) 02.13.11

Captura de pantalla 2015-01-08 a la(s) 10.40.09
Eduardo Sánchez. DA2 Domus Artium Salamanca Jóvenes Pintores 1996 – 2012 Sala de los Primeros Premios

 

 

white-best-living-room-home-interiors
Pinturas de Ipad impresas sobre aluminio dibond. Series limitadas. Eduardo Sánchez

 

Espacio Nuca representa la obra del artista Eduardo Sánchez en España.

Espacio Nuca
C/ María Auxiliadora, 16, local 2 ( pasaje )
37004
Salamanca